miércoles, 16 de marzo de 2016

El chavismo vive su peor hora, tres años después de la muerte de su líder (El País de Colombia)


 | Autor: 

El chavismo vive su peor hora, tres años después de la muerte de su líder
El presidente Hugo Chávez, ante de morir le dio la bendición a Nicolás Maduro para que fuera su sucesor, pero hoy su legado peligra por la gestión de este y las disputas internas en el chavismo. 
Elpaís.com.co l AFP
Tres años después de aquel 5 de marzo de 2013, cuando Nicolás Maduro anunció a los venezolanos la muerte del  presidente Hugo Chávez,  tras haber  perdido  la batalla contra el cáncer, la dirigencia chavista quiere aprovechar  la  fecha  para movilizar a sus bases y tratar de cerrar filas en torno al sucesor del desaparecido líder.
Para ello se han dedicado, desde el sábado y por una semana, a realizar diferentes actos y homenajes. Sin embargo, la tarea luce cuesta arriba.
Problemas como la escasez de alimentos y medicinas y la inflación no han hecho sino agravarse en los primeros meses del año, lo que ha llevado a que todas las encuestas muestren que el 80% de los venezolanos reprueban la gestión presidencial. 
Además la derrota en las parlamentarias, donde el oficialismo no solo perdió el control de la Asamblea Nacional sino que se quedó con menos curules de los que tenía la oposición,  no  ha sido superada y  está sacando a la luz las divisiones que hay en las filas de la llamada Revolución Bolivariana.
La semana pasada el país se sorprendió al conocer la noticia de que 9 militares que participaron en la intentona golpista del 4 de febrero de 1992, con la que Chávez se dio a conocer nacional e internacionalmente, difundieron una carta donde le exigieron a Maduro su renuncia, al considerar que se ha apartado del proyecto revolucionario original y su gobierno. 
“Ha devenido (…) en una autocracia que ha llevado al país a unos niveles impensados de anarquía, anomia, oclocracia y desinstitucionalización, cuyas consecuencias (…) han sido que el ciudadano común se haya convertido en víctima de la inseguridad personal y jurídica, impunidad, hiperinflación, desempleo, pérdida de la capacidad adquisitiva, hambre, depauperación y disminución extrema del nivel de calidad de vida, una permanente confrontación fratricida y la pérdida de los valores que caracterizaban a nuestra sociedad”, dicen.
Para el investigador del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello, Daniel Fermín; y el politólogo de la Universidad Central de Venezuela, Carlos Raúl Hernández, este gesto -impensable en tiempos de Chávez- demuestra que en el oficialismo hay quienes están conscientes de la gravedad de la situación y de los riesgos que supone para su pervivencia como actor político.
“Lo que estamos viviendo es la consecuencia lógica de una política ilógica. Esto es lo que el chavismo llama el legado, el legado es que tengamos que hacer cola por papel de baño, por harina de maíz para las arepas, el legado es la inflación galopante y eso ha acelerado el desgaste sistemático que venía sufriendo el oficialismo desde 2006”, afirmó Fermín. 
Para el politólogo,   ese legado está poniendo en riesgo la permanencia en el poder del chavismo, “por eso luego de las elecciones del 6 de diciembre la disidencia chavista y el chavismo puertas adentro han comenzado a buscar culpables. No debería extrañar que la última carta que utilicen sea endosarle a Maduro el fracaso de esta etapa de la revolución para salvar al movimiento”.
En similares términos se pronunció Hernández. “Todo el que tenga un poco de sentido de conservación política sabe que Maduro es incapaz de dar el viraje que requiere el país y que, si no hay un cambio, eso podría conllevar a la pérdida del poder no solo central, sino a convertir ese movimiento en polvo y yo creo que hay gobernadores y alcaldes interesados en seguir en sus gobernaciones y alcaldías”.
¿Rebelión en la granja?
Semanas atrás el presidente de la Asamblea Nacional, diputado opositor Henry Ramos Allup, en el debate sobre la Ley de Amnistía tocó el tema de las divisiones en el oficialismo. 
“Ustedes saben la procesión que llevan por dentro: 3 grupos militares conspirando y 4 en el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) cayéndose a cuchillo y forzando la renuncia de Nicolás Maduro”.
Para los analistas, las palabras de Ramos Allup dan sustento a sus opiniones. Sin embargo, al preguntarles quiénes podrían liderar los grupos que estarían presionando a Maduro para que  dimita y  se convoque a  elecciones, ambos apuntan al exministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres.
“Esos dirigentes chavistas que en un momento apoyaron a Maduro pensado que podían separarse de él cuando lo consideraban conveniente, no contaron con que el deterioro iba a ser tan rápido y por ello gente como Diosdado Cabello tienen muy complicado pretender dirigir al chavismo luego de Maduro, porque la suerte de  este está muy atada a la suya debido al apoyo que le dio en todos estos años para garantizarle su estabilidad. Lo mismo le ocurre al gobernador Tareck El Aissami y a toda la cúpula del PSUV”, afirmó  el profesor Daniel Fermín.
Carlos Hernández respalda esta tesis. “Rodríguez Torres es un tipo que está menos salpicado por este desastre y seguramente tendría más capacidad para movilizar a las bases del chavismo en una eventual era post Maduro.  Además viene hablando de constituir un Gobierno de unidad nacional”.
El exrector de la Universidad Católica Andrés Bello, el sacerdote jesuita Luis Ugalde, planteó hace dos años que “es inevitable un gobierno de transición salido del chavismo” y recordó el caso de España luego de la muerte del dictador Francisco Franco, donde la transición la condujo alguien de su propio régimen: Adolfo Suárez.
Desde que Maduro lo sacara del gobierno, Rodríguez Torres se ha estado reuniendo con bases del chavismo, organizaciones de izquierda aliadas al PSUV y con sectores abiertamente enfrentados al oficialismo como  empresarios o  comunidades religiosas, según admiten  fuentes cercanas al exfuncionario, quien fue uno de los militares que acompañó a Chávez en la intentona golpista del 92.
“Miguel ha estado visitando el país, ha  conversado con distintos sectores porque entiende el problemón en el que estamos metidos y sabe que hay que tomar medidas, algunas duras para evitar que se pierda la Revolución, y gracias a su gestión en el Ministerio del Interior es visto por muchos, incluyendo a la comunidad judía y a grandes empresarios, como el que puede liderar una eventual transición”, dijo un colaborador del exministro, quien agregó que este tiene el visto bueno de un amplio sector militar.  
Reclamo 
  • En 2015 en Venezuela se registraron 287 saqueos o intentos de saqueos, afirmó en su último informe anual el Observatorio de Conflictividad Social, organización dedicada al estudio de la protesta social en el país.
  • Venezuela, que obtiene 96% de sus divisas del crudo y es altamente dependiente de las importaciones, soporta una acelerada inflación (180,9% en 2015) y escasez de dos tercios de los productos básicos, además de un enorme hueco fiscal que cálculos privados sitúan en 20% del PIB.
Futuro incierto
Los analistas se mostraron preocupados por el futuro inmediato, pues la caída de precios del petróleo y la parálisis del aparato productivo impiden al Gobierno atender todas las necesidades del país, lo que  puede terminar convirtiéndose en bomba de tiempo.
“La gente habla del Caracazo (el estallido social registrado entre febrero y marzo de 1989 y en el que miles murieron debido a la represión militar), pero resulta que todos los días tenemos pequeños caracazos en el país debido al malestar que hay en la población por la escasez de alimentos, medicinas y otros productos, y  el Gobierno en lugar de tomar medidas para corregir esa situación insiste en su rumbo y se niega a aceptar que ya no es mayoría y a bloquear cualquier iniciativa de la Asamblea Nacional, lo cual eso es muy peligroso”, alertó  Fermín.
Para el analista Hernández, de la dirigencia chavista dependerá si la salida a la crisis venezolana es “más o menos traumática” y para conseguir que el desenlace sea lo más llevadero posible llamó a la oposición a tender puentes con el chavismo disidente.

http://www.elpais.com.co/elpais/internacional/noticias/chavismo-vive-su-peor-hora-tres-anos-despues-muerte-su-lider

lunes, 18 de enero de 2016

Advierten que sin rectificación del gobierno el diálogo es inviable (El Nacional)




    MARU MORALES P 
    MMORALESP@EL-NACIONAL.COM

    17 DE ENERO 2016 - 12:01 AM

    32 minutos le bastaron el viernes al presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup (MUD), para responder a la intervención de 3 horas con que le precedió el primer mandatario nacional, Nicolás Maduro, en la presentación de su informe de gestión correspondiente a 2015.

    Ambos hablaron en cadena nacional y abordaron los mismos temas: el rostro de Bolívar; las muertes de 2014 y la amnistía; la catástrofe económica, fallas del modelo y debilidad de la moneda; la Misión Vivienda. Maduro invitó a un diálogo político y el jefe del Poder Legislativo llamó a los militares a colgar el uniforme para dedicarse a la política.

    A juicio de Daniel Fermín, sociólogo e investigador del Centro de Estudios Políticos de la UCAB, ese acercamiento natural y cotidiano en cualquier democracia no será posible si el principal responsable de la crisis económica no admite sus errores.

    “El diálogo no es un evento televisado, no es una gente sentada en torno a una mesa en prime time. El diálogo pasa por la rendición de cuentas y por la rectificación de las políticas gubernamentales, porque si el gobierno no rectifica, el diálogo se queda en un show, en un apretón de manos. Lo que vimos el viernes fue un discurso en el que el presidente reconoció la grave crisis económica, pero no mostró un propósito de rectificación”, indicó.

    Fermín valoró positivamente la intervención de Ramos, sobre todo en lo concerniente a la despartidización de la Fuerza Armada: “El presidente de la AN hizo dos cosas: primero le quitó el tabú al tema militar, le quitó esa especie de temor, de hablar bajito sobre las FAN y lo hizo en cadena y en la Asamblea. Eso fue bueno. Lo segundo es que les recuerda a los militares su obediencia a la Constitución. Creo que fue un mensaje poderoso al estamento militar. Hizo bien en recordarles su papel”.

domingo, 3 de enero de 2016

Unidad y velocidad del cambio son los retos más importantes de la oposición en 2016



    ASCENSIÓN REYES R 
    AREYES@EL-NACIONAL.COM

    3 DE ENERO 2016 - 12:01 AM


    Los resultados del 6-D han generado varias lecturas, pero la más importante es el ansia de cambios que tiene la población. A ese anhelo debe responder la oposición, en concreto en la Asamblea Nacional, dándole forma y significado al cambio, con unidad y con prontitud.
    Especialistas como Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos; Daniel Fermín, investigador del Centro de Estudios Políticos de la UCAB y Luis Salamanca, miembro del Instituto de Estudios Políticos de la UCV, coincidieron en afirmar que preservar la unidad es uno de los retos principales. Seijas apuntó que gracias a la unidad se consiguieron grandes logros como los candidatos únicos y la tarjeta unitaria. “Fue lo que principalmente posicionó la alternativa del cambio y ayudó a mantener el voto opositor activo”.
    Fermín ve el riesgo de la atomización de la oposición y del oficialismo. “Quizá en el oficialismo sea mayor por la magnitud de la derrota. Si bien hay una línea que no ha digerido aún el mensaje del 6-D y acusa al pueblo de traidor, hay una línea más crítica que llama a la rectificación. El chavismo va a buscar culpables de la derrota y el culpable mayor será el presidente Nicolás Maduro”.
    Salamanca considera que el reto de la MUD es pasar de la unidad electoral hacia la política, porque una cosa es ponerse de acuerdo en la campaña y en torno a una estrategia que la convirtió en un sujeto político alternativo al chavismo, pero otra es la unidad política que no es con un propósito coyuntural.
    Se pregunta: ¿Qué viene ahora? “La lucha política contra un régimen autoritario. Se debe mantener la unidad de las elecciones en esta fase política. Se requiere para no dar bandazos y evitar que la gente los vea peleándose, sino con rumbo a una misma dirección”. 

    La velocidad del cambio. En su análisis de la opinión pública venezolana, Seijas ha encontrado que la gente quiere empezar a ver movimientos importantes rápidos en dos o tres meses y que sean en positivo. “No se van a aceptar excusas, como por ejemplo que el TSJ obstaculice el trabajo del Legislativo”.
    Fermín advirtió que la gente se manifestó por el cambio y uno de los retos es darle forma: que el Parlamento recupere su función legislativa y contralora. “Los diputados deben potenciar el mensaje. Estar en la calle, explicar las leyes y los intentos del Ejecutivo por sabotear su trabajo”. Y agregó: “La oposición debe, sin prepotencia, saber ejercer el mandato que la mayoría le dio y poner en marcha leyes que hagan posible un cambio más temprano que tarde”.
    Salamanca va más allá y advierte que se requiere la colaboración de poderes para desarrollar un trabajo a favor del país. “El juego se tranca cuando uno de los poderes no quiere prestar su colaboración, cuando el chavismo pierde espacios de poder crea instituciones paralelas, como las corporaciones regionales que funcionan en contra de las gobernaciones. La oposición debe interpretar esos resultados y buscar estrategias que en mi opinión son de un cambio político general, de un cambio de poner en sintonía el Legislativo con el Ejecutivo”.
    Insistió en señalar que para impulsar las reformas es necesario que el Ejecutivo colabore con la Asamblea, que aplique las leyes; si se pone de espaldas al Parlamento, creará la necesidad de que la oposición genere un cambio de gobierno. “Será un año de elecciones presidenciales el año que viene”.
    Salamanca hizo votos para no se genere una crisis estatalizada que se da cuando los poderes no colaboran y expone un argumento de Perogrullo: el Ejecutivo necesita de la AN para el presupuesto, los créditos adicionales, para pedir permiso para salir del país. “Si el gobierno es de tranca, la AN va a decir lo mismo”.
    Advirtió que la oposición no debe meterse en la guerra de desgaste, porque la gente lo que quiere son respuestas políticas lo más rápido posible, un cambio político presidencial. “Para ello hay varias vías y habrá que ver cuál es la más conveniente. La oposición debe empezar a visualizar eso pronto, sino se va a hundir en un pantano”.
    Destacó Salamanca que hay una variable fundamental: el tiempo que conspira contra la MUD. “Porque si el cambio no se da en 2016 es poco probable que se dé en los años siguientes. La Constitución establece que la falta absoluta del presidente de la República en los últimos dos años del período constitucional la cubre el vicepresidente. De ser así la oposición estaría trabajando para el oficialismo. Hay que tener cuidado con ese juego”.
    Seijas sostuvo que lo peor es transmitir que la unidad está bloqueada. “Se debe busca la manera de darle la vuelta y eso podría ser, buscando la salida del presidente por las vías constitucionales”.

    Buen desempeño. Seijas advirtió que la demostración del buen desempeño debe ser rápida. “Hay una alta expectativa no solo de los que votaron por la unidad, sino también de aquellos que no votaron por el PSUV, quien no sufragó, no porque no quiera el cambio, sino porque no vio la unidad. Él también tiene expectativas altas y se debe dar una respuesta rápida”.
    El encuestador destacó que la gente no entiende de procesos políticos complicados. En este clima, avizora el recrudecimiento de la situación económica que aumentará la presión social y entonces, la esperanza será que el cambio sea pronto. “El reto de la unidad no es que la situación económica se mejore en dos o tres meses, sino generar la percepción de que si se está gestando un cambio. Si no en la parte económica, que sea en la política, pero que dé la sensación de que habrá un avance en lo económico. Lo que significa mejorar calidad de vida, del poder adquisitivo y conseguir los productos que escasean”.
    En ese escenario de mayor crisis económica, Fermín observa otros desafíos para la oposición. Uno de ellos, será el intento por minimizar la Asamblea Nacional como institución. “Al mismo estilo de lo que hicieron con la Alcaldía Mayor, dirán que la AN pertenece al estamento burgués, que debe quedar en el pasado. Lo que viene son las comunas y las leyes del poder popular, pero que curiosamente el Parlamento Comunal no aparece en la Constitución”.
    Sin embargo, observa un antídoto para evitar que se minimice la AN: la carta de navegación que es la Constitución y los ciudadanos alertas y movilizados. “La lucha no será fácil. En 2016 la crisis económica será muy fuerte y habrá conflictividad política que se puede traducir en una crispación social muy fuerte. Viene una intensa dinámica de pulsos y de conflictos entre los poderes, entre los factores políticos y sectores sociales por la escasez y la carestía”.
    Seijas es enfático al señalar que el sabotaje estará presente y la MUD lo debe manejar con estrategias coordinadas. “Tiene que existir una agenda única, un formato de reacción que responda a una línea única entre todos los partidos. Eso es lo que al final ayudará a empujar el barco a un mismo puerto, transmitir la percepción de que son un bloque unido”. 

    Responsabilizar a la oposición.
    El encuestador como el investigador de la UCAB lo ven claro: el gobierno tratará de endosar a la oposición responsabilidad en la crisis del país. Seijas argumenta que el oficialismo juega adelantado y trata de culpar a la oposición antes de que se instale la Asamblea. “Eso es parte del sabotaje que viene”. Mientras que Fermín apunta que es un riesgo significativo que el gobierno intente vender la mayoría de la oposición como especie de cogobierno y que le dé responsabilidad en la crisis que se avecina. “El gobierno va hacer ver que lo que pase sea culpa de la oposición porque tiene poder, pero se sabe que no va a gobernar”.
    Seijas no deja pasar por alto que las elecciones de gobernadores en 2016 son otro reto que hay que superar. “Van a surgir aspiraciones de líderes políticos que pueden generar fricciones, deserciones o descuido en algunos tópicos, por ejemplo, algunos diputados que quieran aspirar y cómo afecta el accionar dentro de la AN. El tema de las gobernaciones es bastante delicado para la unidad”. 

domingo, 29 de noviembre de 2015

Censura, autocensura y vergüenza (Publicado en RunRunes)

L
a censura no tiene lugar en democracia.  Es un acto aborrecible, denigrante, que sale de las entrañas de la prepotencia del poder.  También de sus temores, el temor a la verdad, a la diversidad, el temor a quedar en evidencia.  La censura busca aplastar, negar los hechos y, más allá, la mera duda sobre los hechos.  De los censurados busca el desánimo, la derrota, el sentimiento de insignificancia.

Peor que la censura es la autocensura.  Por temor al censor, al poderoso, se agacha la cabeza, en un acto que es a la vez indignante y profundamente vergonzoso.  Cree el que se autocensura estar a salvo, cuando en realidad sienta el peor de los precedentes, uno que otorga al censor todo el poder para manipular a su voluntad a su víctima, a la que sabe ahora dominada y vencida.
En Venezuela hemos conocido de sobra ambos fenómenos.  Hoy los medios no existen.  No en su condición natural.  Si hay un temblor, no lo reportan hasta que el gobierno no lo haga, no vaya a ser que los multen.  Se acabó la cobertura en vivo, de lo que sea.  Los casos más sonados ruedan ampliamente por la mensajería celular, días antes de que algún medio se atreva a reportar una noticia ya vieja, que no es novedad para nadie, en su versión más diluida.
Así, la sombra ominosa del silencio lo cubre todo. Hablar con cuidado, escribir con cautela.  No te metas en eso, deja eso así.  El abuso hace de las suyas, arremete ante la estrategia de la pasividad, ante la contradicción fulminante según la cual lo que hay que hacer es no hacer nada.  Pasar agachado es la máxima para medios, empresas, universidades y particulares que se suman a la lista de víctimas del insaciable censor.
Pero el silencio no logra nada, sólo alimenta el gran tumor del miedo y la metástasis del atropello.  Y, así, lo contagia todo… En esto no hay honor ni prudencia.  Sólo miedo.  Lo que ignora la víctima, o se hace el que lo ignora, es que su postura acomodaticia nada logra.  Todo lo contrario, su silencio lo hunde más en el abismo, su inacción es un profundo golpe contra la esperanza.
Nuestro pueblo indómito, el del cuero seco, el parejero, el del derecho a pataleo, hoy ve cómo sus referentes éticos y morales abordan resignados el tren hacia el silencio, con la vana esperanza de que en el trayecto pare por gracia o cambio del conductor.  Nada lograrán, sino perpetuar la afonía por atrofia, matar la pluma por la artritis al principio impuesta y luego autoimpuesta.
El silencio nunca servirá para nada.  Ante la censura, como acto injusto e impúdico, alzar la voz.  Ante la autocensura, vergonzosa e indignante ¡alzar la voz! Alzar la voz por la dignidad, por lo bueno y justo.  Alzar la voz por Venezuela.  Basta de silencio.

@danielfermin

lunes, 11 de mayo de 2015

“Vamos a reír para no llorar” (Entrevista en el Diario de Los Andes)

Desde la sociología: la gente no es feliz haciendo colas

 “Vamos a reír para no llorar”
Desde la sociología: la gente no es feliz haciendo colas - See more at: http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/noticiasecundaria&id=10779#titulo

Desde la sociología: la gente no es feliz haciendo colas - See more at: http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/noticiasecundaria&id=10779#titulo

 A no confundir el profundo descontento que está viviendo la sociedad venezolana con un supuesto ‘bochinche’, y ver el humor como una de las tantas maneras para expresar el desacuerdo con el actual Gobierno, llamó el sociólogo Daniel Fermín Rosalinda Hernández C./ @roshernandez.-

Se ha escuchado decir que los venezolanos de todo sacan un chiste, citando a Francisco de Miranda con su célebre frase: «¡Bochinche, bochinche! Esta gente no es capaz de hacer sino bochinche», se podría deducir que esta práctica no es nueva, y que el venezolano siempre está dispuesto a la chanza y el buen humor como parte de su acervo cultural e identidad, poseen una manera de ser particular y caribeña.

Para el sociólogo Daniel Fermín no es cierto que el venezolano sea solo “bochinche”, sería grave asumirlo como una verdad.

Hay quienes dicen que la gente es feliz en las colas para hacer compras y eso no es verdad, explicó. “Los ciudadanos hacen las colas que les toca hacer, esto no quiere decir que lo hagan felices. Lo que sucede es que tienen que hacerlas porque si no las hacen, no compran alimentos, medicamentos, o lo poco que se consigue”.

La actitud asumida por las personas en las colas es igual que en cualquier otro lugar: “Aquí cabe una analogía que puede parecer un poco oscura, pero engloba bien al caso. Cuando uno va a un velorio consigue gente muy triste, con mucho pesar, pero también hay gente con mucho humor y no se trata que sean personas faltas de respeto, sino que tienen una manera de administrar las realidades”.

¿El venezolano evade la crisis con el humor?
-“No creo que se trate de evasión. Lo que hacemos con el humor es una profunda crítica. Pero detrás del humor, cuando el venezolano dice, `vamos a reír para no llorar´, hay una visión de lo mal que están las cosas, porque la gente no está echando chistes de Jaimito, la gente habla de lo que está viviendo”.

“Lo veo como una profunda crítica social no expresada en los mecanismos donde se puede o debe expresar. Una crítica, una reflexión y nunca de evasión o tomársela a la ligera”.

“Cuando el presidente Maduro se dirige al país, a los pocos minutos empiezan a publicar en las redes sociales frases o imágenes alusivas al discurso del mandatario en forma jocosa. Esto refleja la manera de alzar la voz de un pueblo que cada vez tiene menos medios y recursos para expresarse”.

“No nos confundamos, de repente donde estamos viendo bochinche lo que hay es un profundo descontento, y el humor es una de tantas maneras para expresarlo, claro, no todos lo dicen al estilo de Laureano Márquez”.

“Algunas personas muestran su descontento quemando cauchos o asistiendo a marchas, y hay quienes muestran su descontento a través del humor”.

¿El venezolano hace de su desgracia un chiste? 
-“No es que el venezolano no sea serio, en todas partes encontramos gente muy seria. Estoy convencido que quienes nos gobiernan no son serios y que lo que dicen es tan risible que `nos la ponen de bombita´ para hacer chistes de ellos”.

“Si dicen cosas como que si te bañas en tres minutos no quedas hediondo, como decía Chávez, él no lo hacía a lo mejor, pero lo decía para que las personas se sintieran identificadas con él. Eso no le queda bien a todo el mundo, hay quienes dicen que a Maduro no «le queda bien ser Chávez», que es forzado, esto quiere decir que el presidente no tiene chispa, ni carisma”.

“Lo que sucede con Maduro es que se hace una burla frente a una burla. Es como decir: es tan bufo lo que dices que yo me burlo de ti”.

“Es tan contundente el humor que hasta los líderes políticos están apelando a el para denunciar. Lo hizo Henrique Capriles a través de su cuenta Twitter, al regreso de Maduro de China, le preguntó si había traído leche en polvo al pueblo”.

Perfil Daniel Fermín, Sociólogo, docente e investigador del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello -UCAB-. Con experiencia en estrategia de nuevos medios, editor de la revista PolítiKa UCAB, articulista de los diarios El Universal, Run Runes y Tal Cual. - See more at: http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/noticiasecundaria&id=10779#titulo